Presentan en la UNAICC guantanamera "Pueblos de Madera y Azúcar"

La sede de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC), en Guantánamo, fue desde de la presentación del libro "Pueblos de Madera y Azúcar", que suscitara calurosos elogios y análisis por parte de esos profesionales y la población asistentes.  

El texto es una denuncia sobre la penetración del capital norteamericano en la región oriental de Cuba, fundamentalmente a partir de 1900,  y es  el fruto de  una ardua  investigación de la Doctora en Ciencias Diana María Cruz Hernández, profesora  de la Universidad de Oriente, que se extendiera por más de 15 años.

La presentación constituyó una de las últimas actividades del capítulo guantanamero de la XXVII Feria Internacional del Libro, que el país dedicó al renombrado intelectual  Dr. Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana, y a la República Popular China.

El Arquitecto Gaspar Atarés, experto en obras patrimoniiales, en nombre de la UNAICC, disertó sobre “Pueblo de Madera y Azúcar", obra maestra de la historiografía cubana, a la que calificó de “clásica en vida” .

El libro ha merecido el Premio de la Crítica Histórica "José Luciano Franco", lleva el sello de la editorial santiaguera Caserón y estuvo entre los más solicitados en los stands guantanameros, durante la cita cultural más importante de la nación.

El Arq. Max Singh Castillo, presidente de la Junta Directiva de la UNAICC en Guantánamo, dijo que era un honor acoger esa actividad literaria, coordinada también con la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la dirección de Patrimonio Cultural.

Acerca  de “Pueblo de Madera y Azúcar"

El ensayo, no exento de valioso material gráfico, destaca que la voracidad de las compañías norteñas, siempre deseosas de acaparar tierras en cualquiera latitud, propició la fundación de colosos para la producción de azúcar, con fines obviamente económicos.

Esa circunstancia, en la que siempre las entidades norteñas se llevaron la parte del león,  condicionó el surgimiento de comunidades  que crecieron en derredor  de esas industrias, dotadas de la infraestructura necesaria para sus empleados.

Parte de esas instalaciones fueron las viviendas para los dueños y empleados de esas industrias, estos últimos ubicados, en correspondencia con la jerarquía que en el entramado agro-industrial ocuparan en la actividad azucarera: pequeñas casas para el obrero simple y mansiones, suntuosas o no, para los directivos y propietarios.

Con esos fines el material más empleado fue la madera, al cual no vacila la escritora para incluirlo también en el título del libro, que al decir, del Arq. Gaspar Atarés, es casi autobiográfico porque en ese ambiente se desarrolló la infancia y la adolescencia de la autora.

Revista “Entre ríos” destaca valor arquitectónico de Guantánamo

Los valores arquitectónicos de Guantánamo y el esfuerzo dedicado a conservar ese patrimonio, resaltan en la tercera edición de “Entre ríos”, anuario de la Asamblea Municipal del Poder Popular en ese territorio, que ve la luz durante la Feria Internacional del Libro

El Arq. Max Singh Castillo, Presidente de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba en la más oriental de la provincias del país, elogió  la publicación que  dedica una parte  de  su  espacio  a la arquitectura, y agradeció esa iniciativa, que destaca el papel relevante de la UNAICC en la mejoría de la imagen urbana y el entorno de la sexta urbe más poblada de Cuba, cuyo eclecticismo deslumbra al citadino local y al visitante.

Uno de los valores arquitectónicos de Guantánamo, precisó el Arq. Max Singh Castillo,  radica en el predominio de la corriente ecléctica, la cual rompió con la austeridad de construcciones anteriores al primer tercio de la centuria pasada y proporcionó persistencia decorativa a las fachadas e interiores de las viviendas.

La revista “Entre ríos" refleja de manera indirecta  otros aportes provenientes de ese estilo surgido en Europa a comienzos del siglo XIX, conocido además como historicismo y heredero directo del neoclasicismo, y que según la Licenciada Laritza Rodríguez Cintra compartió protagonismo en esta ciudad, con el llamado art decó

En su colaboración “Huellas de la modernidad", Rodríguez Cintra califica a este estilo “uno de los responsables de los aires de renovación citadina constatada en la capital provincial” , a los que hace referencia la publicación.

Cita a la Casa Parroquial (1930) como exponente de dicho arte, en referencia a José Lecticio Salcines (1889-1974),  arquitecto, ingeniero civil y eléctrico guantanamero, acreedor de un Premio en el Primer Congreso Panamericano de Ingeniería (Río de Janeiro, 1949) y ejecutor del Palacio Familiar que ostenta su apellido.

Precisamente en el comentario “Un arquitecto, un edificio y la ciudad”, el licenciado Jorge Núñez Motes, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en la provincia, califica a la casi centenaria edificación de tres niveles, como un referente de la parquedad catalana del centro histórico de la Villa.

Otra gema engarzada en el anuario, es la entrevista a la Arq. Zulma Ojeda Suárez, Premio Nacional de Arquitectura 2017 de la UNAICC y directora del Grupo para el desarrollo integral de la Ciudad, un aporte del equipo de periodistas de la corresponsalía de la ACN, que lleva por título “Con la ciudad en sus venas”.


 

Próximos Eventos

Usuarios online

Hay 81 invitados y ningún miembro en línea

Somos una asociación social profesional, autofinanciada, que agrupa profesionales vinculados a la construcción, para contribuir a la calidad total de sus obras, mediante el desarrollo científico, técnico y cultural de los afiliados

Contáctenos