La UNAICC ajusta sus tareas a los objetivos en la Fase 1

Para dar respuesta a las orientaciones emitidas por las máximas autoridades del país, la UNAICC conformó un plan de medidas a cumplir en la primera etapa de la recuperación en el país, concebido en tres fases con el objetivo de que transcurra como un proceso gradual.

La asociación le reitera a su membresía la necesidad de no bajar la guardia y de mantener el aislamiento físico y las acciones sanitarias indicadas, con el propósito de minimizar los riesgos y seguir avanzando en el cumplimiento de los objetivos trazados.

Como se conoce, las provincias de La Habana y Matanzas, no entrarán en esta primera fase, pero los restantes territorios deberán continuar trabajando en las condiciones higiénico sanitarias establecidas en las Sedes, garantizando el equipamiento y materiales necesarios, a la  vez que se acondicionarán la áreas de las oficinas, para poder cumplir con el distanciamiento entre los trabajadores.

En lo que respecta al Plan de Actividades 2020, éste se reajusta. Se utilizará solo el 50% de la capacidad de cada local para evitar la aglomeración de personas y tampoco se permitirá la entrada en las sedes de personas que carezcan de los medios de protección orientados nacionalmente.

La UNAICC prevé rediseñar los objetivos de trabajo de su personal, para que permanezcan en sus centros solo los necesarios, y en el horario establecido. Se mantiene el trabajo a distancia con contenidos concretos y medibles, para su debido control, mientas que a quienes carezcan de contenido, o no puedan desarrollar el trabajo a distancia, se les aplicará lo lesgislado por el MTSS.

Sobre la estimulación, se le pagará a los trabajadores y directivos que laboren a tiempo completo, siempre que se cumpla lo reglamentado. Se planificarán como máximo dos actividades técnico-profesional en la semana. Está prohibido celebrar actividades recreativas, ni ingerir bebidas alcohólicas en las locales de las sedes.

En el plan enviado por la UNAICC a todas sus filiales, se especifica que las citas técnico- profesionales organizadas de forma presencial en esta primera fase, deberán ser solo de carácter local, manteniéndose la suspensión de eventos, conferencias, cursos y cualquier otra actividad de desarrollo profesional. Asimismo, no habrá alojamiento en las sedes, que tienen esa modalidad, ni en el Centro Nacional de Desarrollo Profesional, CNDP, de Línea y 12.

La Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba conservará y mejorará las comunicaciones en todas las variantes existentes, para  posibilitar los intercambios de especialistas y directivos, en dependencia de las posibilidades financiera, y se trabajará fuerte en el chequeo de los indicadores energéticos para reducir consumos, sin descuidar la calidad de los eventos realizados. Está previsto efectuar una reunión virtual de la JDN, en julio próximo.

Desde el punto de vista económico, se velará por cumplir con la relación gasto e ingreso planificada, y sobre el servicio de diagnóstico como vía de ingreso, se reitera, que éste, dirigido fundamentalmente a profesionales de edades vulnerables, podrá continuar realizándose, cumpliendo con las medidas higiénico sanitarias establecidas en el país.

Hay que destacar que la Comisión Central de Revisión, ajustará su cronograma para continuar con la actualización de los Reglamentos, en coordinación con la Vicepresidenta primera, y se mantendrán las relaciones con organizaciones internacionales; se participará en sus reuniones a través por vídeos conferencias y comunicación electrónica.

Por  su parte, las Sociedades trabajarán para fortalecer la labor local en los territorios y rediseñarán su estrategia para las próximas fases, en vinculación con las vicepresidencias, para su posterior revisión y aprobación, al igual que las tareas señaladas para el 2021. Por su parte, la Vicepresidencia de Jóvenes, deberá crear condiciones para celebrar una cita virtual en Agosto.

Durante todo este período, será preciso mantener la entrega de las informaciones reglamentadas en la Asociación, donde se incluye el cierre económico mensual los días 5 de cada mes, la información trimestral junto con el SO3, las altas y las bajas, y cualquier otra de carácter sistemático.

En el  caso de La Habana, Matanzas y el CNDP, deberán comenzar a acondicionar oficinas y locales, y a replantearse la función de cada trabajador y directivo, para estar listos cuando pasen a la Fase 1 de recuperación, y mantendrán una estrecha relación con los centros de salud local y territorial, para la precisión de protocolos, información y actualización sistemática.

La MSc. Arq. Mercedes Elesther Savigne, presidenta JDN de la UNAICC, quien rubricara este plan de acción en la etapa de recuperación, indicó que el documento irá sufriendo modificaciones de acuerdo al comportamiento de los territorios para el paso de una Fase a la otra, teniendo en cuenta las orientaciones del país. Aseguró asimismo, que nadie estará autorizado a modificar estas orientaciones, sin previa comunicación y autorización de la presidenta nacional.