Presidente de la WCCE visita la UNAICC

Luego  de  participar en Holguín en la entrega de los Premios nacionales a la Vida y la Obra de la UNAICC a propósito del Día del Ingeniero Cubano, el Ing. Alfonso Alberto González Fernández, Presidente del Consejo Mundial de Ingenieros Civiles, WCCE, sostuvo un encuentro  con directivos de la organización, en la Sede Nacional de la UNAICC, sita en La Habana.

Los ingenieros Julio Antonio Salgado Ávila, miembro del Consejo Consultivo de UPADI, Jorge Jacinto Jacinto Alba, y Antonio Ferrás Valcárcel, Vicepresidente primero de la UNAICC y Vicepresidente que atiende las relaciones internacionales, respectivamente, junto al Ing. Rafael feito Olivares, Presidente de la Sociedad de los Ingenieros Hidráulicos y el Ing. Rafael Trobajo Gutierrez participaron en la reunión, en la que intercambiaron experiencias entre ambas organizaciones.

El distinguido visitante recibió el plan de los eventos organizado por la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba para el actual 2016, a la vez que se le explicó con detalles acerca de los programas más vinculados con los ingenieros civiles, entre ellos COPACON  y la Convención de Ingeniería Civil en Cuba.

El Ingeniero mejicano Alfonso Alberto González Fernández, Presidente del WCCE, quien explicó las principales acciones para mejorar los procedimientos en las licitaciones, también impartió  en la mañana de este miércoles, en la propia sede de la UNAICC, la conferencia titulada “Ética profesional y lucha anticorrupción”.

En su  exposición, el  directivo expuso  que "…no  estamos solamente preocupados sino  muy ocupados tratando de encontrar los elementos para rescatar el buen nombre de los ingenieros civiles, y señaló además que la falta de confianza deteriora cualquier proyecto, desde la planeación y por sobre todo, su ejecución, afectando directamente la calidad de las obras y consecuentemente  su vida útil"

En la conferencia impartida por el Ing. Alfonso Alberto González Fernández, Presidente del WCCE, dijo que tenemos que avanzar en la construcción de sociedades educadas con una alta responsabilidad ética. Puntualizó que aunque el camino es lento  y sinuoso debido a las redes y estructuras caducas que dificultan su tránsito, vamos por buen camino.