Adiós querido Augusto

Acabamos de conocer del  fallecimiento del Arq. Augusto Rivero Más, Premio Nacional a la Vida y la Obra de Arquitectura 2017.

La UNAICC y la Sociedad  de Arquitectura, lamentan la pérdida de tan excelente profesional, y acompañan en su dolor a familiares y amigos.

Augusto Rivero Más, nació en Santiago de Cuba en 1940. Se graduó de Arquitectura por la Universidad de La Habana en 1966, y fue Profesor Consultante de la Universidad de las Artes, y Profesor Auxiliar del Colegio San Gerónimo de la Universidad de La Habana. Integró la UNAICC y la UNEAC. Fue asesor para el Grupo de Desarrollo Integral de la Capital, GDIC, y participó en el Grupo de Expertos Plaza-Playa del IPF. Le fueron entregadas la Distinción por la Cultura Nacional, la José María Heredia, que otorga de Santiago de Cuba y la Cucalambeana, entregada por Las Tunas.

A modo de recordación, le presentamos una crónica que publicamos en este sitio cuando se le concediera el Premio Nacional a la Vida y la Obra de Arquitectura 2017.

Le he escuchado decir en más de una ocasión que no trabaja para premios, pero sé que este 13 de Marzo, cuando recibió el Premio a la Vida y Obra de Arquitectura 2017, estaba especialmente feliz.

En el quehacer del Arq. Augusto Rivero Más se unió la técnica y el arte, la escultura con los proyectos, el diseño con el entorno y la naturaleza…El talento de este profesional ha creado obras extraordinariamente hermosas. El Mausoleo a los Mártires de Artemisa, es solo un ejemplo.

Cuando conversamos me dijo: “Al triunfar la Revolución tenía 18 años, y me entregué a ella en cuerpo y alma; participé en once zafras, y siempre estuve en el lugar donde se necesitaba de mi trabajo”.

Con autenticidad ha expuesto: “Nunca me propuse trabajar para premio alguno y mucho menos, que un día, se me otorgara tan prestigioso y anhelado por muchos -que también se lo merecen- un reconocimiento por el desarrollo de mi intensa vida profesional y por la vasta y variada obra, que, por más de medio siglo he ido acumulando y aún sigo produciendo, como Quijote contra todos los molinos”.

En sus palabras de agradecimiento por el Premio Nacional a la Vida y Obra de Arquitectura 2017, el Arq. Augusto Rivero Más, planteaba que dedicaba el alto estímulo “…a la memoria de mi recién fallecida madre, en el año de su centenario y agradezco infinitamente a aquellos profesores, verdaderos formadores de conceptos, criterios, técnicas, estéticas y sobre todo valores sociales y humanos, entre los que no puedo dejar de nombrar a Ricardo Porro, Vittorio Garatti, Roberto Gottardi, Raúl Martínez, Guido Llinás, Tomás Oliva y Cecilia Menéndez, a esta última le debo también, el haberme convencido para preparar y entregar la vasta documentación para optar por la nominación”.

El especialista reconocía “…Un lugar muy destacado en mi desarrollo profesional lo ocupa el fallecido arquitecto Fernando Salinas, gracias a él, en su condición valiente y certero  timonel de la Dirección de Artes Plásticas y Diseño del Ministerio de Cultura, pude ampliar mis conocimientos e incidir en otras escalas de trabajo, inéditas para los arquitectos antes de 1976, lo cual me hizo salir a la palestra con una serie de exitosos eventos nacionales e internacionales, trabajos por los cuales, he seguido desarrollando hasta ahora el Diseño Ambiental, escala más amplia de la arquitectura y el urbanismo que, con conceptos claros sobre lo que se debe lograr, que es crear el marco estético y poético donde la población pueda desarrollar a plenitud y con calidad, sus actividades cotidianas”.

El Arq. Augusto Rivero Más, parece ser un hombre incansable, de esos que están a la búsqueda de buenos proyectos, que orientan y apoyan a los jóvenes profesionales, de los que no se detienen, si sabe que una obra espera por él.

Somos una asociación social profesional, autofinanciada, que agrupa profesionales vinculados a la construcción, para contribuir a la calidad total de sus obras, mediante el desarrollo científico, técnico y cultural de los afiliados

Contáctenos