En tiempos de emergencia energética, compartir saberes

La noticia llena de orgullo a los camagüeyanos. La Academia de Ciencias acaba de otorgar en el acápite de ciencias técnicas su galardón del 2021 al trabajo relacionado con la influencia del diseño arquitectónico y urbano en el ambiente térmico interno y el consumo de energía en las condiciones climáticas de Cuba, con énfasis en los edificios no residenciales, como hoteles, instalaciones administrativas y de servicios, organismos y escuelas, entre otros.

Junto a otros destacados académicos del país, reconocidos con este premio figura el arquitecto y Doctor en Ciencias Guillermo de la Paz Pérez, integrante del claustro de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, quien vive apasionado por la bioclimática dado el impacto económico y social que tiene.

No deja de reconocer que la arquitectura bioclimática aprovecha lo que brinda el medio de forma natural, de la que se infieren estrategias de acondicionamiento del control solar, la iluminación, ventilación, la que incluso integra las fuentes renovables de energía.

"Es una arquitectura que optimiza sus relaciones energéticas con su entorno, pero utiliza el propio diseño arquitectónico para lograrlo. Es una arquitectura que responde a las condiciones climáticas locales del sitio donde se ubica. Se trata de diseños que hacen una lectura de la arquitectura vernácula, que fue adaptada al clima mediante prueba y error, para luego hacer una reinterpretación a la luz de los nuevos conocimientos", explica De la Paz.

Es un estudioso que medita bien a la hora de dar respuesta. Quizás otro entrevistado formula la respuesta de la significación del premio de un modo directo, sin embargo, remite a los antecedentes de su acercamiento a la ciencia.

"Al iniciarnos en el mundo de las investigaciones, lo hacíamos para continuar nuestra preparación y cumplir con las exigencias de nuestra labor docente e investigativa de profesor universitario. Después, cuando pasan los años lo hacemos por el placer de aportar algo útil y nuevo, lo cual es muy gratificante y la ciencia lo hace posible. Pero, si esa ciencia es parte de la arquitectura, la primera y más útil de las artes, sencillamente se disfruta, más allá de los obstáculos del camino. Por estos motivos, no trabajamos con la vista puesta en los premios. Ellos llegan y se agradecen, pues no todos los días se obtiene un Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba", razonó.

El primer Premio Academia lo recibió en 2011, con un equipo de profesores de la Universidad de Camagüey cuyo resultado se tituló “Contribución a la conservación del patrimonio urbano y arquitectónico del Centro Histórico de Camagüey” y el segundo en 2021, con un grupo de profesores de la Cujae, con el resultado “Medio ambiente construido sustentable. Influencia de las soluciones arquitectónicas y urbanas en el ambiente térmico interior y el consumo de energía.”

Destacó que en ambos casos no se trata de un trabajo individual, es un trabajo en equipo, donde no solo aporta cada investigador miembro, sino también los estudiantes que trabajan con nosotros, tanto en Grupos Científicos Estudiantiles, Alumnos Ayudantes, como los que guiamos sus tesis.

Sus aportes al primer premio fueron resultados de su tesis de maestría, defendida en 2008 y los aportes al segundo, los de la tesis de Doctorado en Ciencias Técnicas defendida en 2019.

Detalló que en el segundo premio propuso recomendaciones para el diseño de protección solar del vano, según la orientación específica (norte, noreste, este, etc) y el contexto urbano (los edificios al otro lado de la calle o espacio urbano), lo que se refleja en una aplicación informática para el diseño arquitectónico (CtrolSOLARQ).

Puntualizó que esta herramienta es de validez general para las zonas geográficas de Cuba (Oriente, Centro y Occidente), aplicable a cualquier provincia y al nivel de piso donde se esté diseñando.

Estos resultados permitieron modificar la norma vigente de eficiencia energética en edificios, para su uso en empresas de proyecto, que también serán los usuarios del mencionado software. Todo con el propósito de reducir la demanda energética del ambiente construido en nuestro país.

Siempre te recordaremos estimado amigo

El Dr. Ing. Eduardo Eutiquio Díaz García, falleció en la madrugada de este 17 de  agosto del 2022.  

El reconocido profesional, egresado en la especialidad  de Civil en 1868,  jubilado desde hace algún tiempo, continuó impartiendo docencia en la Universidad Tecnológica de La Habana, CUJAE, como profesor del Departamento de Viales.

Fundador de la UNAICC y con una vida muy activa dentro de la asociación, por sus notable desempeño le fue otorgado el Premio Nacional a la Vida y la Obra de Ingeniería Civil. También asumió durante dos mandatos, la presidencia de la Sociedad de Ingeniería Civil en la provincia de La Habana.

La Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba, hace llegar a sus familiares, amigos y colegas, su más sentido pésame por el fallecimiento de su destacado asociado.

Somos una asociación social profesional, autofinanciada, que agrupa profesionales vinculados a la construcción, para contribuir a la calidad total de sus obras, mediante el desarrollo científico, técnico y cultural de los afiliados

Contáctenos